Fauna

La Sierra de Zapalinamé posee un listado superior a 1,800 especies registradas por sus guardaparques, así como científicos y estudiantes colaboradores, de ellas 821 corresponden a fauna. 

Carpita de Saltillo.  Gila modesta

Peces

Foto. Biol. Omar German Silva Escalera

Por encontrarse en los límites de las Sierra Madre Occidental y el Desierto Chihuahuense, la presencia de cuerpos de agua superficial permanentes en la sierra es escasa. Sin embargo, gracias a las observaciones de los guardaparques, así como registros históricos del Dr. Salvador Contreras Balderas, se cuenta con un listado de 12 especies, lamentablemente solo tres son nativas y de estas, dos se encuentran en peligro de extinción según la Norma Oficial SEMARNAT 2010. 

De las tres especies nativas, en el último estudio realizado en el 2008 por el Dr. Contreras en el paraje Los Chorros, en el municipio de Arteaga, sólo la carpita de saltillo Gila modesta pudo ser encontrada. Por ello la urgencia de protegerla es aún mayor, sobre todo por la gran cantidad de amenazas que ponen en riesgo su permanencia, la cuales ponen a esta especie como la de mayor vulnerabilidad para ésta área natural protegida.

¿Quieres saber más?

Paraje Los Chorros, municipio de Arteaga, al sureste del estado de Coahuila.

Sapo de puntos rojos.  Anaxyrus punctatus

Anfibios

A pesar de la aridez de gran parte del terreno de esta sierra, los guardaparques, con la ayuda de científicos como David Lazcano Villarreal y Javier Banda Leal; lograron conformar un listado de 16 especies de anfibios, donde una es salamandra, ocho son sapos y siete ranas. De estas diez y seis especies una cuarta parte (4), están en alguna categoría de riesgo según la Norma Oficial SEMARNAT 2010. 

Destaca por su rareza y por ser la única especie de salamandra registrada para el área, la Chiropterotriton priscus, mejor conocida como salamandra primitiva. La cual, aunque está ampliamente distribuida en la Sierra Madre, en Zapalinamé fue registrada hasta el 2004, cuando un grupo de espeleólogos encabezados por Mauricio Pérez-Gómez al examinar un cadáver de víbora en la cueva de la Marimba, encuentran a esta pequeña salamandra alimentándose de él.

Salamandra primitiva.  Chiropterotriton priscus

Foto © lobo_de_la_sierra, Algunos derechos reservados

¿Quieres saber más?

Chivita.  Phrynosoma modestum

Reptiles

La Sierra de Zapalinamé con sus secas y escarpadas laderas, es idónea para los reptiles por ello se han registrado un total de 69 especies, de ellas 28 son de lagartijas, 40 de serpientes y una tortuga; aunque esta última por estar pintada de su caparazón, se presume fue liberada, al estar fuera de su área de distribución normal.

Destaca entre las lagartijas el falso escorpión pigmeo de Montemorelos Gerrhonotus parvus, el cual se creía endémica de Nuevo León, hasta que fue visto a mediados del 2015 en el Cañón de San Lorenzo y poco tiempo después en el paraje los Chorros, con lo cual se amplió considerablemente su distribución.

Falso escorpión pigmeo. Gerrhonotus parvus

Entre las serpientes, las de cascabeles Crotalus son las más diversas con cinco especies, destacando por ser la más común la serpiente de cascabel de cola negra Crotalus molossus y por ser la más pequeña la serpiente de cascabel pigmea Crotalus pricei.

Cascabel de cola negra Crotalus molossus 

¿Quieres saber más?

Aves

Pájaro azul.  Aphelocoma wolverine

El Área Natural Protegida Sierra de Zapalinamé posee una gran representatividad de la avifauna de Coahuila, al alojar 241 especies que representa el 61% de las reportadas para el estado, de ellas, 23 se encuentran enlistadas en la NOM 059-SEMARNAT-2010, una de ellas en categoría de peligro de extinción, cinco amenazadas y 17 en protección especial. Adicionalmente, gracias al monitoreo permanente de sus poblaciones como parte del proyecto Aves de Zapalinamé, se ha podido determinar la relevancia que posee el área natural protegida, como un lugar de reproducción de especies migratorias, especialmente de primavera y verano.

Entre las especies de aves, el guajolote silvestre Meleagris gallopavo intermedia fue seleccionado para iniciar el programa de restauración de especies del área protegida. Anterior a este esfuerzo, los últimos registros de su presencia en la sierra, se encontraron en el Archivo Municipal, en el documento llamado “Plantas y Animales del distrito de Saltillo” que fue publicado el 15 de diciembre de 1888, donde menciona una muy escasa presencia en la región, por lo que después de 120 años, en el 2008, se logró gestionar la liberación de 19 ejemplares en el cañón de Sierra Hermosa, cuatro años después se logró la liberación de 25 individuos en el Cañón de las Norias y en diciembre del 2015 se liberaron 16 individuos más. Ahora, el canto de estos majestuosos animales es cada vez más común en la sierra, por lo que podemos decir que el guajolote silvestre por fin ha regresado a Zapalinamé. Sin embargo, el cuidar que no vuelva a desaparecer es tarea de todos, por eso es necesario que todos colaboremos en su protección.

¿Quieres saber más?

Guajolote silvestre.  Meleagris gallopavo var. intermedia

Oso negro.  Ursus americanus

Mamíferos

Aunque es uno de los grupos más difíciles de estudiar, debido a que son sumamente escurridizos y cautelosos; aunado a que algunos de sus integrantes tienen hábitos nocturnos o su rango de movilidad es muy amplio. En la actualidad se cuentan con un registro de 51 especies, siendo los roedores, el orden con mayor número. Además, cuenta con cinco especies en categoría de riesgo, una en peligro de extinción y cuatro amenazadas según la Norma Oficial SEMARNAT 2010. 

En este grupo se encuentra el animal silvestre más grande de la Sierra de Zapalinamé, el oso negro Ursus americanus, el cual además está catalogado como en peligro de extinción. Siendo cada vez más común observar esta especie en la sierra, incluso, en los últimos años ha sido vista en algunas de las colonias de la periferia de ciudades como Saltillo y Monterrey; por ello es de suma importancia hacer una correcta disposición de los residuos domésticos, especialmente de los orgánicos, ya que son un atrayente ideal para esta especie.

¿Quieres saber más?

Oso negro.  Ursus americanus

Invertebrados

Mariposa.  Mestra amymone

Son el grupo faunístico menos estudiado dentro del área protegida, sin embargo, es el más abundante y variado, por ello una de las metas del próximo quinquenio será incrementar el conocimiento sobre este.

Entre ellos sobresalen los insectos, de los cuales existe un registro de 199 especies, seguido de los arácnidos con 12 especies.

Uno de los géneros más inesperados es el Hydra, los cuales son pequeños animales relacionados con las medusas, que, aunque miden tan solo unos pocos milímetros, son estupendos depredadores.  Capturan pequeñas presas con sus tentáculos cargados de células urticantes. Tienen, además, un asombroso poder de regeneración y se reproducen tanto asexual como sexualmente y son hermafroditas. En el área protegida, fueron registrados por Omar German Silva Escalera, como parte de su trabajo de tesis, titulado “Caracterización del Hábitat de la Sardina de Arteaga, Gila modesta (Garman, 1881), Arroyo El Chorro, Arteaga, Coahuila.

Foto Wikipedia: Género Hydra.

¿Quieres saber más?

Oficina de Profauna

Emilio Castelar 956, zona centro, Saltillo, Coahuila, México.

www.profauna.org.mx

zapaliname@profauna.org.mx

(844) 4125404 y 4129896