Nivel 1.

Sistema

Hidrológico Superficial y Subsuperficial 

El macizo montañoso de Zapalinamé forma cuatro microcuencas, tres de ellas drenan hacia el Noroeste y Sur; dentro de la Región Hidrológica Bravo Conchos, como parte de la Cuenca Río Bravo-San Juan. La otra, drena hacia el Noreste dentro de la Región Hidrológica El Salado.  

Su escarpada topografía, permite que se formen una serie de arroyos entre los cañones, que en su mayoría pasan cerca o dentro de la ciudad de Saltillo; formando una extensa e intrincada red, la cual, además de ser vía importante de conducción del agua, albergan flora y fauna muy característica que modula su flujo. Vegetación que, de desaparecer, el suelo desnudo y los procesos erosivos facilitarían el paso de la corriente, incrementando su velocidad, causando problemas en la ciudad por inundaciones.


Dentro de algunos de los cauces o en áreas aledañas a los arroyos, brotan manantiales naturales, en su mayoría intermitentes y con variaciones estacionales en el nivel de su flujo; la calidad del agua que producen es excelente desde el punto de vista físico-químico, aunque en algunos está contaminada con coliformes fecales debido a que el ganado abreva en ellos.


Es Necesario

 

Mantener la estabilidad de los cauces para que sigan sirviendo como vías de conducción del agua, con la menor pérdida de suelo posible, protegiendo la vegetación de los márgenes que además de darle estabilidad, permiten la presencia de una amplia variedad de flora y fauna que depende de sitios con mayor humedad para desarrollarse.

Poniendo Especial Atención

 

A los afluentes permanentes, como es el caso de Los Aguajes en el Cañón de San Lorenzo, que posee tipos de vegetación y fauna únicos para el área protegida. Pero, sobre todo, al cauce de Los Chorros, el cual además de contar con atributos únicos, como es la presencia de especies de peces nativos, endémicos y en peligro de extinción; la presión a la que se encuentra sometido es mucho mayor, al ubicarse en las proximidades de una de las vías de comunicación más transitadas del país, como es la Autopista 57 a la ciudad de México.


 

Los Chorros, Arteaga, Coahuila. 14 de octubre del 2015

 Relación Cuenca - Ciudad

 

 

Desde su fundación a finales del Siglo XVI Saltillo ha dependido del agua que provee la sierra, tomándola en un inicio directamente de sus manantiales y conduciendola a través de acueductos; posteriormente extrayéndose de norias poco profundas ubicadas dentro de la ciudad. 


Aunque así fue por muchos años, a partir del crecimiento industrial y demográfico que se presenta en los años sesenta del pasado siglo, obligó a buscar nuevas fuentes de agua para el abasto doméstico. A partir de ese momento se inicia la explotación de pozos profundos, la mayoría asociados directamente a la Sierra de Zapalinamé y sus acuíferos subterráneos. 

En los últimos años debido a la creciente demanda, aunque se hace necesario la extracción de este vital líquido de otras cuencas, el agua de menor costo y de mayor calidad aún procede de esta sierra. Al ser Zapalinamé la parte más alta de la cuenca, supone un serio problema en el abasto futuro de agua, ya que las fuentes adicionales que pueden ser explotadas, requieren además de sistemas de conducción más extensos y complejos; acciones de bombeo que encarecen el abasto y propician otros problemas de sobreexplotación en cuencas vecinas. 

Es Necesario

 

En el entendimiento de esta delicada relación, así como de la importancia del área protegida por sus características biológicas, su valor recreativo, paisajístico y cultural; resultan de gran importancia para lograr que los usuarios directos e indirectos de los bienes y servicios que ésta provee; reconozcan, entiendan y aprecien su valor; logrando así, que participen activamente en su conservación.  

Poniendo Especial Atención

En dar a conocer el nivel de explotación de los acuíferos subterráneos, el hacer del conocimiento general, el papel que juegan otros elementos como el suelo y la cubierta vegetal en su recarga; proponiendo mecanismos de conservación para la parte alta de la cuenca que beneficien a la ciudad, incitando a la opinión pública para que evidencie su apoyo al proyecto y presionen para la implementación de alternativas de desarrollo más amables con el ambiente; en una ciudad que ha crecido sin respeto a la planeación, a las necesidades de protección civil y de calidad de vida para sus habitantes.

Sierra de Zapalinamé desde la Ciudad de Saltillo 2003

Oficina de Profauna

Emilio Castelar 956, zona centro, Saltillo, Coahuila, México.

www.profauna.org.mx

zapaliname@profauna.org.mx

(844) 4125404 y 4129896